Roberto de la Torre

Roberto de la Torre Web
México, 1967.

Vive y trabaja en la ciudad de México. Estudió artes visuales en la ENPEG La Esmeralda, ubicado en el Centro Nacional de las Artes, y actualmente también es docente en dicha escuela. Ha participado en diversos festivales de arte nacionales e internacionales, su obra se ha presentado en diecisiete países alrededor del mundo, en regiones como América del Norte, América del Sur, Europa y Asia. En el transcurso de su carrera, ha obtenido diversos reconocimientos, apoyos, becas, también ha participado en residencias artísticas en el extranjero. Su obra ha sido publicada en diferentes medios locales y fuera del país, entre los que destaca el libro “de la mordida al camello, Roberto de la Torre (selección de obra 2000-2005)”, Editorial Diamantina, México, 2009. Colaboró como tutor en el programa de Becas para Jóvenes Creadores de Arte, del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA, 2010-2011). También formó parte del programa de apoyo del Sistema Nacional de Creadores de Arte, (FONCA), en el área de medios alternativos (2013-2015). Actualmente participa en el programa Artist Pension Trust (APT). Fue cofundador del grupo experimental de arte 19 concreto (1990-1995).

Roberto de la Torre trabaja con elementos temporales y contingentes, usualmente su obra se genera en el ámbito público donde concibe obras en las que no sólo intervienen las características visibles de los objetos, sino que involucran tanto a los objetos como a sus efectos y posibles relaciones. Sus ideas se concretan tanto en acciones efímeras, como en piezas escultóricas, arquitectónicas, experiencias sensoriales e instalaciones a través del uso de diferentes medios para espacios determinados o happenings de colaboración en ambientes con un gran número de participantes. En general su obra es una documentación de lo transitorio. El eje de su trabajo oscila entre cuestiones sociales que se dan en el contexto local, pero también en un contexto global, llevando algunas veces situaciones particulares de uno al otro. De la Torre revela una conciencia acerca de las condiciones formales y espaciales de los lugares que retoma en su trabajo, incluyendo los efectos y relaciones que estos pueden suscitar. Una tensión entre lo físico y lo intelectual impregna el tejido de sus piezas en las que el autor ha desarrollado la noción de “escultura social”, en trabajos que implican complejas negociaciones sociales, tanto en cuestiones de permisos, como de participación en cada pieza.