Mariano Orte

fotos-situacion
Sevilla, 1984

“Existe un arte que se siente incómodo al entrar en el museo o en la galería. Me refiero a un tipo de arte que es concebido para estar en la calle a la vista de todos y que cuando entra en la exposición para ser analizado se deshace. Su valor es más que intrínseco, extrínseco: su interés se mide en los cambios que proyecta y en su dimensión moral. Se trata de un arte que no es complejo pero que sin embargo, proyecta complejidad.

Entender el arte social dentro del ámbito artístico es incómodo. El entramado que envuelve el arte con sus esquemas de producción, circulación y legitimación impone unas reglas que, siendo consecuente con sus propias intenciones, la práctica social debe obviar. Mientras que la obra de arte en general necesita del contexto artístico para ser investida como objeto social, el arte social – que mejor llamaremos “práctica social” – es desde el momento que toma el espacio público parte de lo colectivo”

Artista visual y comisario de exposiciones afincado en Bruselas. Su práctica social hace visible tensiones sociales a través de acciones simbólicas. Con ello pretende llevar cuestiones que son vividas de manera individual al terreno colectivo, y así, hacer evidentes a la mirada del “otro” ciertas posiciones minoritarias. Su práctica social no se centra en hacer circular nuevos relatos sino en generar un terreno de encuentro y de negociación de subjetividades a través del lenguaje poético.

Más información